Noticias
22-Dic-2018
PETROPERÚ invoca a trabajar en conjunto para proteger el Oleoducto Norperuano
PETROPERÚ invoca a trabajar en conjunto para proteger el Oleoducto Norperuano

Ante el pronunciamiento de diversas organizaciones indígenas sobre el reciente atentado en el Km. 193 del Oleoducto Norperuano (ONP), PETROPERÚ manifiesta lo siguiente:

  1. PETROPERÚ realiza sus operaciones bajo la premisa de que existen objetivos compartidos entre las comunidades y la industria, por ello viene trabajando en la construcción de relaciones sólidas y de respeto mutuo. En base a ello, desarrolla “El Camino que Queremos”, estrategia que busca establecer una amistad  sincera y duradera con las comunidades y poblaciones vecinas a sus operaciones. En este marco, ha puesto en marcha el Plan de Desbroce y Sistema de Alerta Temprana para beneficiar a las comunidades colindantes con el ONP con trabajos de limpieza del derecho de vía y vigilancia mediante un sistema rotativo, con cuota de género, capacitación y apoyos a la formalización de empresas comunales y de las propias comunidades, entre otros beneficios.
  2. PETROPERÚ reconoce y agradece a las comunidades con las que viene implementando el Plan de Desbroce y Sistema de Alerta Temprana por su participación organizada, su compromiso con la preservación del entorno y sobretodo por la voluntad de trabajo conjunto. Gracias a este Plan se vienen dando pasos concretos para, gradualmente, contribuir con la mejora de la calidad de vida de los pueblos amazónicos. En esa línea, la Empresa expresa su voluntad de llevar paulatinamente los beneficios de este programa a todas las comunidades vecinas al ONP.  
  3. Por lo expuesto, la Empresa está sorprendida por el contenido de un pronunciamiento firmado por organizaciones indígenas en contra de recientes intervenciones de PETROPERÚ en medios de comunicación para denunciar, como corresponde, la grave afectación ambiental que se está viviendo en el Oleoducto Ramal Norte (ORN) a causa de personas inescrupulosas que cortaron intencionalmente la tubería causando un derrame con graves consecuencias para todos. Al respecto, la Empresa aclara que se ha referido únicamente a quienes generaron el corte ocurrido en el Km. 193 del ORN el pasado 27 de noviembre  y que hasta la fecha la comunidad de Mayuriaga impide reparar, a pesar de la permanente voluntad de diálogo de PETROPERÚ, los diferentes sectores del Estado y la Presidencia del Consejo de Ministros. En ningún momento PETROPERÚ ha mencionado y mucho menos responsabilizado a pueblos indígenas ni a las comunidades nativas en general.
  4. En tal sentido, reiteramos que los autores de este corte tomaron la Estación Morona del Oleoducto, retuvieron a 20 trabajadores por más de 3 días, firmaron un acta donde amenazaban con romper la tubería y días después cumplieron su amenaza. La motivación, señalaron, fue su disconformidad con los resultados de las recientes elecciones municipales en el distrito de Morona.
  5. Esta no es una versión de PETROPERÚ ya que fueron los mismos dirigentes quienes asumieron la autoría del corte de la tubería. Existe un acta donde ellos amenazan explícitamente con la rotura de la tubería. Luego, la noticia del atentado contra el Oleoducto fue comunicada a través de medios locales de Loreto. Además, se encargaron de difundirla por redes sociales, afirmando que era parte de su medida de lucha. Aducían, inicialmente, que el Jurado Nacional de Elecciones no anuló los resultados electorales en el distrito de Morona, como ellos lo exigían, y posteriormente, reclamaron supuestos incumplimientos de compromisos.
  6. En ese sentido, la Empresa reitera que el caso de los dirigentes de Mayuriaga es un tema particular, ya que el corte fue generado por intereses completamente ajenos a PETROPERÚ y al Gobierno Nacional. Como se puede eveidenciar, el corte tuvo una motivación electoral por intereses personales, que lamentablemente están arrastrando a toda una comunidad.  
  7. Pero lo más grave es que desde el 27 de noviembre, hace ya 25 días, los dirigentes de esa comunidad impiden la reparación del ducto. Es decir, están provocando un serio daño ambiental y lo utilizan como instrumento de presión. Primero, exigiendo que se contrate personal local para la reparación y remediación ambiental, pretensión que vulnera abiertamente las prácticas de la Empresa y, posteriormente, exigiendo indemnizaciones por los daños que ellos mismos han causado.
  8. En ese sentido,  hacemos un llamado a las organizaciones indígenas que se han pronunciado públicamente en los últimos días y a todos aquellos defensores del ambiente y de la salud pública para que intercedan ante los dirigentes de la comunidad de Mayuriaga y que se permita la inmediata reparación del ducto.
  9. La Empresa saluda que las mencionadas organizaciones indígenas condenen los atentados contra el ONP, los que efectivamente son contra la vida misma. Cabe recordar que de un total de 109 incidentes ocurridos desde el inicio de su operación en 1977, solo 11 (10%) han sido causados por razones técnicas. La gran mayoría fueron provocados por daños de terceros (63%) o por fenómenos naturales (27%), hechos que han sido comprobados oportunamente por las autoridades policiales y el Ministerio Público. Los cortes intencionales realizados al ONP representan un serio riesgo para la salud y el ambiente de las propias comunidades cercanas a esos incidentes; además de un considerable perjuicio económico para la región, la industria y el país en su conjunto. Es por ello prioritario defender y proteger al ONP.    
  10. Sin embargo, no basta solo con condenar los atentados realizados contra las comunidades, el ambiente y el país. Hay que sumar esfuerzos para defender el ONP y reparar cuanto antes la tubería.
  11. PETROPERÚ es una empresa nacional comprometida con el desarrollo del país y, específicamente, de la Amazonía peruana. Es el principal contribuyente del país en el sector hidrocarburos, sin depender del presupuesto nacional. El ONP es parte de esta importante contribución al país, a la que debe sumarse el también considerable aporte de la industria petrolera. Por tanto, el ONP viabiliza el desarrollo económico con recursos que van directamente a las regiones productoras mediante el canon.
  12. Además de ello y de los beneficios de su estrategia “El Camino que Queremos”, PETROPERÚ desarrolla acciones de responsabilidad social para generar capacidades productivas –especialmente con mujeres indígenas–, mejorar la educación y atender la salud de las comunidades colindantes al ONP. Adicionalmente, ha asumido compromisos con comunidades cercanas a los incidentes, como hemos mencionado, en su gran mayoría, provocados por terceros. Compromisos que ha cumplido y otros que están en proceso de ejecución.
  13. PETROPERÚ rechaza que busque la “criminalización de la protesta social”. Lo que la Empresa viene denuciando de manera trasnparente y enfática es el daño a la infraestructura del ONP y al entorno amazónico como herramienta de presión para obtener beneficios económicos. Los causantes de estos hechos deben ser sancionados en el marco de la ley. Si se permite la impunidad frente a atentados explícitos y reconocidos por sus propios autores, los cortes al ducto aumentarán, las demoras para la reparación y remediación aumentarán en cada caso –como ya ocurre hoy en el Km. 193– y estaremos alimentando un desastre ambiental de proporciones en la Amazonía.
  14. Por ello, reiteramos nuestra invocación a las organizaciones indígenas y a la población en general a que se manifiesten en contra de este círculo perverso de atentar contra el ONP  para luego obtener beneficios económicos. Nada justifica estos graves atentados contra el ambiente, las comunidades amazónicas y el desarrollo de nuestro país.

Finalmente, la Empresa manifiesta su permanente voluntad de diálogo con las organizaciones firmantes y comunidades en general a fin de esclarecer cualquier asunto relacionado con sus operaciones.

COM-44